Surtidores.com.ar

07/05/2020

Tras el reclamo para que la Nación fije un valor de referencia para la producción local de petróleo y de esa manera asegurar la continuidad de la producción, los puestos de trabajo y las regalías, el Poder Ejecutivo decidió establecer un precio de USD 45, un dato que era especialmente aguardado entre los gobiernos locales y las empresas privadas vinculadas a Vaca Muerta...

De acuerdo a lo señalado por infobae, el barril «criollo» cosechó fuertes respaldos en los gobernadores de las provincias petroleras, como Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, pero también en los sectores privado y sindical. Fuentes con conocimiento de la negociación destacaron las gestiones de la petrolera no integrada Vista OIL&Gas, de Miguel Galuccio. El «Mago» ya había instalado un barril criollo cuando fue presidente de YPF, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Las petroleras integradas, como YPF y Pan American Energy (PAE), sentirán el efecto de la medida. También las refinadoras. Las compañías pagarán a las provincias regalías por USD 45 cuando sus ventas son por menos de USD 30. PAE, Trafigura (Puma) y Raizen (Shell), tres grandes jugadores del rubro, intentaron morigerar estas diferencias sin éxito. Querían cerrar por USD 35.

Desde la petrolera estatal se mostraron comprensibles con la situación que atraviesa el país por la pandemia y aseguraron que acompañarán. «Entendemos la necesidad y con esfuerzo acompañamos toda la industria. Para nosotros el tema del barril criollo es un gran esfuerzo, pero entendemos la necesidad», remarcaron.

La medida estará vigente desde el 1 de mayo y hasta el 31 de diciembre de 2020, con posibilidad de revisión cada tres meses, a cargo de la Subsecretaría de Hidrocarburos. Si la cotización del petróleo Brent supera los USD 45 durante 10 días consecutivos, el precio del barril criollo queda suspendido.

Una medida complementaria será la prohibición de importar cuando exista en el mercado local disponibilidad de producto o capacidad efectiva de procesamiento. El borrador del DNU fija «precio tope» a las naftas y gasoil vigentes al 31 de marzo pasado; establece un sistema de retenciones móviles que acompañe el movimiento de los precios de mercado; y aplica precios máximos de referencia de venta de GLP envasado.

LAS ESTACIONES QUIEREN PARTICIPAR DE LA DISCUSIÓN

Gabriel Bornoroni, presidente de CECHA, manifestó su apoyo a esta iniciativa siempre y cuando el sector de expendedores sea convocado a dialogar.

«Nosotros somos una parte importante de la cadena de comercialización, el último eslabón donde trabajan unas 60 mil personas. Entonces en cualquier negociación de barril criollo y congelamiento de precios se tiene que tener en cuenta a las Estaciones de Servicio», expresa el dirigente.

Concretamente, Bornoroni señala: «Cuando digo tenernos en cuenta dentro del barril criollo me refiero a que un porcentaje de ese precio vaya para las Estaciones de Servicio».

 

Escribir un comentario


Noticias del sector