www.periodicobolivia.bo

05/02/2020

El Gobierno y los ingenios azucareros anunciaron ayer, en una reunión en Santa Cruz, el relanzamiento del programa nacional de producción de bioetanol, que para este año prevé entregar 150 millones de litros a YPFB...

El proyecto —que fue implementado mediante una alianza que se suscribió el 8 de marzo de 2018 entre el sector público y los empresarios privados de Santa Cruz— estuvo “prácticamente paralizado” por el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) a causa de una decisión política orientada a importar gasolina, que a su vez “generaba un negocio personal” a los exejecutivos de la estatal petrolera, mencionó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora.

La autoridad realzó la importancia de ingresar a la era del bioetanol elaborado en Bolivia porque ello permitirá en el mediano y largo plazo la reducción de la dependencia de combustibles (gasolina y diésel) importados.

En ese marco, señaló que por el momento la comercialización del bioetanol apenas alcanza al 4% o 5% de la oferta total de combustibles en el país y que solo se la realiza en cuatro ciudades capitales: La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Tarija.

“Cuando lleguemos al 8% o 12% en todo el mercado nacional, con seguridad que se incorporarán otros actores porque la demanda de alcohol (anhidro, principal aditivo para elaborar el bioetanol) será muy fuerte en la medida que vayamos creciendo”, explicó.

Récord de producción

De acuerdo con el informe de los ingenios azucareros de Santa Cruz (Guabirá, Unagro, La Bélgica y Aguaí), que participaron en la reunión con los ministros Víctor Hugo Zamora y el de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Wilfredo Rojo, en enero se registró un récord en los volúmenes de entrega de bioetanol a YPFB con alrededor de 10 millones de litros.

Según el sector, la capacidad productiva instalada de la industria sucroalcoholera es de 300 millones de litros por año; sin embargo, el compromiso de entrega para 2020 es de 150 millones de litros que se harán en distintos volúmenes por mes.

El ministro Rojo destacó las bondades del bioetanol, ya que es  un combustible amigable con el medio ambiente y un emprendimiento que genera gran cantidad de mano de obra en su proceso de elaboración.

Medidas para reducir subvención de combustibles

El ministro Víctor Hugo Zamora explicó que la producción de biocombustibles, en un trabajo conjunto con los productores privados, es una de las alternativas para reducir la subvención que anualmente destina el Estado para la importación de gasolina y diésel.

De acuerdo con los datos de YPFB, en 2019, el país destinó alrededor de $us 1.000 millones para la importación y subvención de combustibles.

En ese marco, Zamora mencionó que otro mecanismo para bajar la brecha del subsidio, que le genera un enorme gasto económico al Estado, es la importación de petróleo, que sería procesado en las plantas de refinación de YPFB para la elaboración de gasolina y diésel de alta calidad.

Indicó que en la actualidad, estas refinerías —Guillermo Elder Bell (Santa Cruz) y Gualberto Villarroel (Cochabamba)— funcionan al 50% y 60% de su capacidad instalada.

“Si importamos el petróleo y destilamos nuestros propios combustibles, gasolina, diésel y otros, con seguridad que reduciremos esa brecha de la subvención”, aseveró.

Datos

300 millones de litros de bioetanol es la capacidad productiva instalada en los ingenios azucareros de Santa Cruz.

150 millones de litros de bioetanol es el compromiso de entrega para este año que tienen los productores con YPFB.

 

Escribir un comentario