El Deber

04/02/2020

La estatal petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) busca licitar la compra de gasolina y diésel oil, para abastecer la demanda interna y disminuir los precios. Hasta enero, la entidad estatal ha gastado más de mil millones de dólares por combustibles. Otra medida para dejar de importar el producto, es dar un mayor uso al etanol...

“Hay unos 10 pasos fronterizos por donde nos ingresa combustible de importación. Queremos que nos bajen el precio. Si no nos quieren bajar, seguramente deben haber nuevos actores y empresas que nos pueden proveer de combustible más barato. Vamos a hacer una licitación pública”, indicó el presidente de YPFB, Herland Soliz.

Millonaria importación

Según datos de YPFB, presentados la semana pasada en La Paz, la importación de gasolina especial el año 2015 fue de 367.342,91 metros cúbicos (M3). Hasta la fecha, llegó a 857.020 M3.

Entre tanto, la importación de diésel oil subió de 815.969,66 M3 a 1.765.984 M3 entre 2015 y 2020. La diferencia llega a un 55% de aumento en los últimos cinco años.

Según Soliz, en enero, el costo por dicha importación pasó los $us 1.000 millones, lo que equivale a un 50% de los ingresos económicos por la venta que Bolivia hace de gas a Argentina y Brasil, que representan alrededor de $us 2.000 millones.

Uso de etanol

Por otro lado, Soliz develó que el etanol es un buen negocio para el país y se analiza la posibilidad de mezclarla con gasolina, de un 5% hasta un 20%, con el fin de “dejar de importar combustibles” y recuperar recursos económicos.

Dependientes

De acuerdo con el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, Bolivia se ha vuelto muy dependiente de la importación de combustibles.

“Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre 2005 y 2019, la compra de gasolina extranjera subió 14.000 veces en términos de valor y casi 100.000 veces en volumen. En 2005 gastamos apenas 39.715 dólares para importar 7,2 toneladas de gasolina. En 2019, el país registró un nuevo y doloroso récord de importación por casi $us 563 millones por cerca de 715.000 toneladas de dicho combustible”, lamentó.

Sugirió incentivar la producción de bioetanol a corto plazo garantizando que YPFB lo comprará para mezclar con la gasolina, y así bajar su importación al país.

Reglamentación

Por su parte, el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, manifestó que en el corto tiempo que tiene la actual administración gubernamental, lo único que tiene que hacer es reglamentar la ley 767 (Ley de Promoción para la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera) para recuperar campos mejorados.

“Es algo que YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos deben hacer para tener una norma clara, transparente y simple para que YPFB y la empresa privada puedan mejorar la producción en campos ya existentes”, señaló Ríos.

Escribir un comentario