Noticias del sector

Surtidores.com.ar

04/06/2019

 

Es necesario que el empresario ejerza su papel de dueño del negocio, enfocándose en actividades que no pueden ser delegadas...

Muchos de ustedes, como dueños de Estaciones de Servicio, seguramente se sienten frustrados por no poder alcanzar las metas que se propusieron o porque ven que día a día lo generado por el negocio viene declinando. Al mismo tiempo, dada la coyuntura económica actual y advenimiento de nuevas tecnologías y modelos de negocio, puede que se sientan abrumados por no saber qué rumbo tomar o simplemente porque no tienen tiempo para pensar en cómo aprovechar las oportunidades y desafíos que los cambios traen. También están los que miran hacia atrás y ven las nuevas generaciones que están avanzando en su educación y crecimiento, y se preguntan cómo hacer para dejarles un negocio sólido, en constante crecimiento y que no dependan 100 por ciento de su presencia para que funcione.

Existe una única simple y rápida respuesta a estas frustraciones: Se deben a que están demasiado ocupados trabajando “en” sus negocios y no “para” sus negocios.  Es decir, dedican la mayoría del tiempo a resolver problemas operativos, a acordar tareas y ejecutar acciones que son fácilmente (y recomendablemente) delegables y no tienen tiempo ni disposición para cumplir con aquellas inherentes al rol de dueño de negocios.

Los Dueños son los máximos responsables de que sus empresas perduren en el tiempo, y para ello deben desarrollar la capacidad de proyectar estratégicamente y saber delegar cuestiones operativas en gente capaz, comprometida y profesional. Deben aprender a alejarse de la operación, para poder ocuparse de lo importante y del futuro.

¿Cómo hacer para salirse de la operación y cumplir con el rol de dueño? ¿Cómo puedo mejorar los resultados del negocio, controlar la operación y al mismo tiempo pensar en “estratégicamente”?

Fruto de la larga y vasta experiencia de trabajo en el mundo de las PYMES, ActionCOACH ha desarrollado una metodología simple y clara que permitió a más de 25.000 dueños de empresas PYME de todo el mundo superar estas frustraciones y potenciar el futuro de sus negocios.  Conforme al concepto desarrollado por ActionCOACH, el propósito de largo plazo de un empresario «es construir un negocio que funcione prácticamente sin su presencia, que genere beneficios de forma sostenible y le proporcione más calidad de vida«.

Para ello es necesario que el empresario ejerza su papel de dueño del negocio, enfocándose en actividades que no pueden ser delegadas, y sólo pueden ser ejercidas por él, no gastando 100 por ciento de su tiempo y energía en actividades operacionales. La fórmula debe ser: los sistemas controlan al negocio, el personal controla los sistemas y el dueño controla al personal. El dueño del negocio necesita aprender cómo administrar su tiempo y cómo posicionarse como tal ante todos.

Saber contratar, entrenar y desarrollar personas es punto fundamental en este proceso, para que el empresario pueda delegar actividades y así ganar fuerza de actuación, y ampliar su capacidad de generar resultados.

Establecer procesos y controles internos es otro punto importante, eliminando lo que llamamos el “caos empresarial”. Si este es el caso, muchas cosas sucederán en la empresa sin conocimiento o control del propietario.

Tener un plan y dar vida a la estrategia de la empresa. La mayoría de los dueños de pequeños y medianos negocios manejan sus negocios como Cristóbal Colón… Tienen una idea muy vaga de dónde se encuentran y una muy remota de a dónde quieren ir; suplican, piden prestado el dinero para iniciar, se hacen a la mar una bella mañana, e incluso caen al llegar al límite de la tierra o logran tocar tierra en alguna parte. Los dueños de negocios deberían tomar un enfoque rígido para hacer planes: decidir con exactitud cuáles son sus objetivos, saber exactamente dónde están al iniciar, dosificar sus recursos de manera que no pierdan el rumbo a medio viaje y pedir consejo de especialistas que los ayuden a planear una campaña que incluya una medición y un monitoreo constante del progreso para garantizar el éxito.

A menos que los dueños del negocio tomen conciencia de su verdadero rol en la empresa, su futuro será igual a su presente y sus frustraciones le seguirán quitando el sueño. La solución para empoderarlos en su rol y ayudarles a realizar los cambios necesarios para superar dichas frustraciones es acercarse a un Coach de Negocios, que aportará una perspectiva externa, conocimientos, herramientas y metodologías para hacer de su negocio una empresa comercial rentable, bien estructura y sustentable en el tiempo.

Escribir un comentario