Los Tiempos

13/05/2020

La Asociación Nacional de Comercializadores Privados de Hidrocarburos (ASOSUR) se declaró ayer en estado de emergencia y crisis financiera, debido a los efectos causados en el sector por la cuarentena dictada para contener el coronavirus.

“El bajo nivel de ventas nos ha producido una crisis financiera, donde hemos priorizado el pago de salarios ante cualquier otra obligación, por lo que hemos realizado dos importantes solicitudes a las autoridades de nuestro sector”, dice el comunicado de la ASOSUR...

El primero de los pedidos es el diferimiento del pago de la totalidad de las facturas por comercialización de gas natural vehicular (GNV), de los meses marzo, abril y mayo, considerado el periodo de cuarentena.

El segundo, la eliminación de la multa por potencia no consumida de energía eléctrica de los meses marzo, abril y mayo, considerando que la imposibilidad de venta no fue decisión de los propietarios de surtidores, sino por la cuarentena en la que ingresó todo el país.

“Sin embargo, hasta el momento no hemos recibido respuesta positiva de parte del Gobierno nacional a nuestros dos pedidos vitales que se encuentran respaldados (en leyes)”.

PIDEN REUNIÓN CON EL GOBIERNO

ASOSUR insta al Ministerio de Hidrocarburos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Ministerio de Energía y Autoridad de Electricidad a una reunión con carácter de urgencia para exponer su situación y evitar la paralización de sus actividades.

“Este contexto pone en riesgo la continuidad de nuestras empresas y la pérdida de más de 16 mil empleos que hasta el momento han sido mantenidos”, dice ASOSUR.

Escribir un comentario


ASOSUR Informa